viernes, 11 de agosto de 2017

QUERIDA MALALA. Rosemary McCarney con Plan Internacional.

Formato: 28,6 x 22,2 cm   
 32 páginas      
Encuadernado en cartoné
A partir de 7 años.


"Querida Malala, nunca te hemos visto antes, pero me siento como si te conociera...". 

Malala Yousafzai es una niña pakistaní, víctima de un atentado talibán en 2012 simplemente porque quería ir a la escuela.

Desde ese momento se ha convertido en la voz de los derechos de las niñas. Este libro recoge cartas de niños de todo el mundo inspirados por el valor y la fortaleza.

En octubre de 2014, Malala Yousafzai ha sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz, junto a Kailash Satyarthi, por su lucha a favor de la educación infantil, convirtiéndose así en la persona más joven de la historia en recibir este premio.

Este es un recopilatorio de cartas –ilustradas con bellas fotografías de Plan Internacional– escritas por niñas de todo el mundo, afectadas por la pobreza, la discriminación y la violencia, en las que expresan su solidaridad y hermandad con Malala y su admiración por ella. 


Emocional
Gestionar los miedos.
Abusos.
Autoconfianza y autoestima.
Exteriorización sentimientos.

Interpersonal
Respetar a los otros.
Respetar y aceptar las diferencias.
Marginaciones, racismo, igualdad, tolerancia.
Conocer a los otros.
Social y Cívico.

 Compromiso
Entorno Social.
Justicia, libertad, paz, solidaridad.
Grupos sociales.
Comprometerse.
Descubrir el entorno social.

Convivir
Ética colectiva.
Respetar ideas y culturas diferentes.
Cultura y Tradición.
Diversidad cultural.


Un ejemplo en todo el mundo.

Las palabras de Malala ya han dado la vuelta al mundo, y no dejan indiferente a nadie. Estas son algunas de sus mejores frases:

“Leer un libro, tener un boli en las manos, estudiar, sentarse en un aula… es algo muy especial para nosotros, pues hemos sido privados de ello”.

“La mejor manera de luchar contra el terrorismo es muy sencilla: educar a la próxima generación”.

“Un niño, un profesor, un libro y un lápiz pueden cambiar el mundo”.

“Mi objetivo no es conseguir el Nobel de la Paz. Mi objetivo es conseguir ver la paz y la educación para todos los niños del mundo”.

“Mi padre me contó que hace unos días alguien le trajo un copia impresa del diario en el que escribo diciendo lo maravilloso que era. Mi padre sonrió, pero ni siquiera podía decir que eso había sido escrito por su hija”.

“No entiendo por qué el mundo se ha dividido en Oriente y Occidente. La educación no oriental u occidental, la educación es educación y es un derecho para todos y cada uno de los seres humanos”.

“Para hacerme poderosa solo necesito una cosa: EDUCACIÓN”.



Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 

seguirme en mis redes sociales facebook e instagram.

No hay comentarios:

Publicar un comentario