jueves, 10 de noviembre de 2016

Cajas sensoriales para niños ¡Menuda sensación!

¿Qué es una Caja Sensorial?
Las cajas sensoriales son una excelente manera de potenciar el desarrollo de los sentidos, la imaginación, la concentración y la motricidad fina de los niños y niñas sobre todo en Educación Infantil. Es muy interesante debido a la gran cantidad de posibilidades que tienes, unida a la posibilidad de improvisar con materiales que tengamos en clase o en casa y que podemos ir cambiando cada cierto tiempo (teniendo en cuenta las estaciones, temáticas: la playa, los colores, etc.) para sorprender a nuestros peques con nuevas texturas, sonidos, colores y formas.

¿Cómo se  preparan?
  1. Elegir un recipiente contenedor: Puede ser una caja de plástico, de zapatos, bandejas, fuentes… y pueden ser de diversos tamaños.
  2. Elegir un elemento base: Será el elemento con el que cubriremos mayormente el recipiente. Por nombrar algunos, arroz, arena, agua, semillas, espuma de afeitar, perlas hidrogel, etc. Hay mil y una posibilidades con las que rellenarlas  y así los niños pueden pasar horas experimentando
  3. Agregar elementos adicionales: los elementos manipulables dependerán de la situación que queramos crear. Podemos preparar nuestra caja sensorial inspirada en una temática que puede ser: las estaciones, la playa, los colores, un libro etc. En este caso, las cajas sensoriales que os presento son de: ¡El otoño!





¿Qué objetivos se pueden conseguir con estas cajas sensoriales?

  • Adquirir habilidades perceptivo-motoras mientras se explora y descubre.
  • Favorecer la coordinación óculo-manual.
  • Trabajar la motricidad.
  • Propiciar habilidades de juego.
  • Desarrollar habilidades sociales al trabajar en equipo.
  • Asociar objetos a temáticas, estaciones del año, lugares como la playa, etc.
  • Aprender jugando, sintiendo y experimentando.

¿A qué edad puedo utilizarlas?
Se pueden empezar a presentar desde que un bebé se aguanta sentado, es decir, alrededor de los 6 meses y se pueden seguir utilizando incluso en los primeros cursos de primaria para introducir aprendizajes de lengua, matemáticas o ciencias. No existe un límite de edad, mientras veas que tus alumnos se interesan por ellas y les sirve para seguir aprendiendo.
Si te animas, además puedes incluir también el sentido del olfato perfumando objetos que coloques dentro o el deloído incluyendo objetos que suenen como cascabeles, maracas, pequeñas cajitas de música, matasuegras, silbatos, etc.
De cualquier forma y con cualquier material que introduzcas vas a conseguir desarrollar los sentidos y estimular el cerebro a la vez que les ayudas a adquirir vocabulario, conceptos, desarrollar su motricidad o simplemente conectar con otras personas y desarrollar el juego cooperativo.

Aprender utilizando los sentidos es algo que desarrolla la capacidad de conocer el propio cuerpo, sus sensaciones, desarrollar la imaginación y compartir experiencias en un grupo.
Los primeros aprendizajes y los más importantes que realizamos los seres humanos son a través de los sentidos: aprendemos a hablar escuchando, a reconocer objetos chupándolos, a familiarizarnos con nuestro entorno observándolo y miles de experiencias más. Es absurdo dejar de lado esta vía de entrada de aprendizaje en la escuela cuando es algo tan natural y cercano para los niños.  


La educación tradicional ha utilizado siempre el oído y la vista como única manera de enseñar y es por ello que decidimos crear una serie de Cajas sensoriales (también utilizadas en la metodología Montessori) para trabajar con nuestros alumnos multisensorialmente y provocar el aprendizaje de una manera distinta, pero… significativa. 
* Las cajas sensoriales que aquí os muestro han sido creadas por los niños y los papás y mamás del cole en el que trabajo. Así que desde aquí os quiero dar las GRACIAS por dejarme disfrutar de estas auténticas maravillas.



2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Los peques han disfrutado mucho, y eso es lo mejor! Ahora que ya están hechas se pasan horas experimentando. Un besote.

      Eliminar