lunes, 5 de diciembre de 2016

EMOCIONARIO. Palabras Aladas

Un Emocionario... ¡Qué fantástica idea para que los niños identifiquen lo que les ocurre! Éste libro describe, con sencillez, cuarenta y dos estados emocionales para que niños y adultos aprendan a identificarlos, porque sólo cuando podemos explicar con palabras cómo nos sentimos, podemos avanzar. Ira, compasión, confusión o admiración son algunas de las emociones recogidas y explicadas es éste libro.

Es un libro que me tiene fascinada. Es un regalo, para mi es perfecto tanto para niños como para adultos. De forma clara y sensible va describiendo cada una de las 42 emociones, emociones que todos vamos a reconocer muy facilmente.
Es fantástico para trabajar con los niños. Normalmente les preguntas qué emociones conocen y qué sensaciones suelen tener. Los niños suelen centrarse en sentirse: bien, mal, triste, enfadado...Normalmente conocen como muchos unas 5 o 10 formas de denominar sus emociones.
Con este emocionario vamos a conseguir que pongan nombre a sus emociones, sean agradables o desagradables y que las relacionen con las situaciones que las han provocado.


Un libro que nos lleva de viaje a través de las emociones. Además incluye una parte fisiológica, explicando qué ocurre en el cuerpo con cada una de las emociones. 

Considero que es un libro sencillo, pero a la vez esencial e todas las aulas. A través de él se puede trabajar progresivamente con los alumnos, con el fin de favorecer su competencia emocional.
Puede trabajarse con mayor o menor intensidad en función de las necesidades de los alumnos o del tiempo del que dispongas para ello. Además no es incompatible con ningún otro programa de educación emocional. 

Estudios desde los años 40 afirman que la necesidad de trabajar la inteligencia emocional en la escuela es decisiva, debemos expresar y conocer adecuadamente las emociones. Goleman D. (1996) afirma: “La investigación científica ha demostrado que la autoconciencia, la confianza en uno mismo, la empatía y la gestión más adecuada de las emociones e impulsos perturbadores no sólo mejoran la conducta del niño, sino que también inciden muy positivamente en su rendimiento académico.” Pero ¿Cuándo debemos comenzar a trabajar las emociones? Muchos autores corroboran que el inicio se encuentra en la infancia, ya que los primeros años de vida son cruciales para el desarrollo futuro de todos los niños. 



Descubrir, identificar y diferenciar las emociones a través de este Emocionario es "una forma de educar a los más pequeños para que sientan sin temor, para que se descubran a sí mismos y para que acaben convirtiéndose en adultos autoconscientes con habilidad sensitiva para afrontar los retos de la vida”.
Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de la capacidad del individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada.

Según Goleman, la inteligencia emocional se puede organizar en torno a cinco capacidades:

- Conocer emociones y sentimientos
- Aprender a manejarlas
- Aprender a crear motivaciones propias
- Aprender a reconocerlas en los demás
- Aprender a gestionar las relaciones

El Emocionario ofrece a los niños una oportunidad integradora desde pequeños, porque les ayuda a conocer sus emociones y a dialogar sobre sus sentimientos. De este modo, podrán gestionarlos adecuadamente y esto contribuye no sólo a mejorar la conducta del niño, sino que también inciden de manera positiva en su rendimiento académico.


Otra cosa maravillosa de este libro es los recursos que nos ofrece la editorial palabrasaladas de forma gratuita.


Para finalizar quiero recoger algunas citas de autores importantes relacionadas con la Educación emocional:

Bisquerra R. (2011) afirma: “El desarrollo de competencias emocionales requiere de una práctica continuada. Por esto, la educación emocional se inicia en los primeros momentos de la vida y debe estar presente a lo largo de todo el ciclo vital” (p. 11). 

Basándonos en Bisquerra, R. (2011). Educación emocional: propuesta para educadores y familia. España: Editorial Desclée de Brouwer; podemos decir que debemos conocer las emociones para poder regularlas de forma apropiada, esto contribuirá a prevenir trastornos emocionales y potenciar el bienestar. Es por ello que debemos comenzar con las emociones básicas, como por ejemplo; miedo, ira y tristeza. Cada una con sus familiares. Además, las emociones negativas son inevitables. Es por ello que debemos aprender a regularlas de forma apropiada. Por el contrario, las emociones positivas hay que buscarlas y no siempre es fácil. 

Por otra parte, Palou S. (2004). Sentir y crecer. El crecimiento emocional en la infancia. Barcelona, España: editorial Graó. Nos comenta que gracias a la educación emocional todos los niños van a adquirir un pensamiento abierto, valorando lo que sabemos, lo que tenemos y lo que somos; acomodarse a la incertidumbre, aceptando con valentía la complejidad de la vida; sentirnos seres sociales, provocando el amor por los demás y por uno mismo y reservar momentos para pensar, que nos permite tomar conciencia de lo que hacemos, de lo que queremos, de dónde estamos… Para todo eto necesitamos un crecimiento emocional en todos los niños, ya que esto provocara un avance en el desarrollo integral como personas.



Título del libro:  Emocionario
Nº de páginas:   96
Formato:   22 cm × 24 cm
Encuadernación:    Cartoné
Ilustración:  varios
Texto:   Cristina Núñez Pereira
y Rafael R. Valcárcel
Diseño: Leire Mayendía


El formato del libro es cuadrado, la encuadernación es buena y las ilustraciones son, simplemente, maravillosas. El Emocionario es, como su nombre indica, un diccionario de emociones.


¡ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO!

Si alguién a trabajado con este bonito libro le agradecería enormememente que nos dejase en comentarios cómo ha sido su experiencia. 

PD: ¡Gracias Cris, por dejarme disfrutar de este precioso diccionario de emociones!


No hay comentarios:

Publicar un comentario