lunes, 30 de enero de 2017

Cuando los cuervos eran multicolores de Edith Schreiber y Carola Holland. Editorial: Juventud.


La educación en valores es algo fundamental para el crecimiento personal de los peques. La incorporación de estas normas éticas sociales a su vida diaria es una tarea que debe llevarse a cabo en tanto en casa como en el colegio.
Hablar de temas como la solidaridad, la paz, la empatía, el respeto o la resolución de conflictos puede resultar a veces complicado, pues ni nosotros mismos sabemos cómo explicarles conceptos tan abstractos, pero de tanto valor y tan necesarios.

Una buena herramienta para abordar estos temas con los peques son, sin duda alguna, los cuentos infantiles.
Historias con personajes que a través de sus vivencias consiguen hacerles entender los valores sociales que ellos, en su infinito aprendizaje, aplicarán en su vida cotidiana.

Por eso hoy, 30 de Enero, Día Escolar de la No Violencia y la Paz quiero recomendaros un cuento infantil para hablar con ellos de la importancia de convivir en paz y armonía.



Al principio de todo, los cuervos tenían un pelaje multicolor: eran rosas, lilas o verdes, a veces tenían topos o rayas según las diferentes familias. 

Los cuervos vivían juntos y felices, pero un día un muñeco de nieve hizo la pregunta fatídica: ¿Cómo ha de ser un auténtico y verdadero cuervo? Desde entonces cada cuervo reivindica su color, crean grupos de color uniforme y comienzan las luchas y guerras a muerte entre ellos.


Pero había algo de lo que no eran conscientes, a pesar de ser del mismo color, cada cuervo era un poco distinto. Y cada uno estaba convencido de que su propio color era el único posible.

En el cielo, mientras revoloteaban se escuchaba:

–Pues vete con los violetas si no estás conforme –se oía al pasar una bandada de cuervos rosa.
–Tú, el de los lunares verdes, cállate. Bastante suerte tienes con estar entre los de color rosa –era la respuesta.

Muchas bandadas de cuervos de diferentes colores graznaban, discutían y peleaban por todos los rincones, no había paz ni tranquilidad en ninguna parte.


«¡Guerra a los colores!», coreaban todos.

Y... ¿Sabéis que es lo peor? Que encima estaban orgullosos de decir y hacer semejante insensatez. Además, cada una de las bandadas tenía una consigna distinta que graznaban a coro lo más fuerte que podían. 

Hasta que un día, inesperadamente, empieza a llover...y entonces todo cambiará. No era una lluvia corriente...

¿Qué pasará?
¿Os lo vais a perder?

Un maravilloso cuento que nos ayuda a comprender lo absurdo e injustificado que es discriminar a los demás simplemente por ser diferente. Así como de los peligros de la intolerancia y de sus consecuencias.



Está claro que un libro infantil en muchas ocasiones 'tira' por su autor, la historia o el desarrollo de sus personajes. Pero si además le acompañan unas ilustraciones bonitas, ¿no es un 'plus' para que la lectura se haga más agradable? 




Las ilustraciones de este cuento infantil, como podéis ver son preciosas. Llenas de color y detalles. ¡A mi me han encantado  y a los peques también!


Esta es mi favorita,
una auténtica maravilla.

A modo de resumen "Cuando los cuervos eran multicolores" es:
  • Una manera de enseñar a los niños lo que puede provocar el rechazo por ser diferente.
  • Un libro contra el racismo, la xenofobia y la guerra.




32 páginas.

Encuadernado en cartoné.
Recomendado a partir de 6 años.



Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 
seguirme en mis redes sociales facebook e instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario