lunes, 1 de mayo de 2017

ERNESTO Y CELESTINA: MÚSICOS CALLEJEROS. Texto e ilustraciones de GABRIELLE VINCENT. KALANDRAKA.


'Ernesto y Celestina, músicos callejeros' es uno de los 30 libros de una exitosa serie que Gabrielle Vicent comenzó a publicar en los años 80 sobre las peripecias de un oso bonachón y una pizpireta ratita.  El libro del que hablamos hoy fue publicado originalmente en francés en el año 1981 por Duculot, mientras que la edición de Kalandraka publicada en abril de 2017 (en castellano, catalán, euskera y gallego) incluye en sus créditos una referencia a la versión de Casterman publicada en 2010.

La historia del título que presentamos hoy es una historia sencilla, que la autora utiliza para presentarnos la gran amistad y afecto que se tienen sus dos protagonistas, un entrañable oso y una despierta ratita.


Una tarde cualquiera, envueltos en sus cálidas batas, Ernesto y Celestina suben al desván y descubren una gotera. Están preocupados porque el invierno está al llegar pero no tienen dinero para arreglar el tejado. ¿Qué se le ocurrirá a Celestina para mejorar su situación?

¡Una gran idea! Tocar el violín en la calle. ¿Aceptará Ernesto?


Ante la necesidad de conseguir dinero y pese a sus dudas iniciales, la simpática ratita acaba por convencer a su bonachón amigo. Y Ernesto entre regañadientes pone en marcha la idea. El primer día, sin embargo, no tienen éxito. De vuelta en casa, Celestina plantea la posibilidad de cantar mientras Ernesto toca. Así lo hacen, congregando la atención y el interés suficientes de la gente, hasta el punto de obtener en un día el dinero necesario para la reparación del tejado de su casa. Dinero que, no obstante, no dedicaran a ese fin. Pero esto ya os lo deje en el aire para que os den ganas de descubrirlo.


Las diferencias entre ambos son más que evidentes no solo desde el punto de vista físico, por el aspecto robusto de Ernesto y el pequeño tamaño de Celestina, sino que también sus personalidades son muy distintas: ella representa la iniciativa, el dinamismo, la alegría, el tesón y el optimismo frente al carácter más perezoso, sosegado, algo cascarrabias, protector y pesimista de él.  Aparentemente, tienen poco en común. Sin embargo, su relación se fundamenta en una profunda amistad y en la complementariedad entre ambos.


Ernesto y Celestina es un álbum infantil de otoño-invierno. Una historia que da calor, con unas ilustraciones que arropan y hacen que nos sintamos como en casa.

Los rústicos suelos de tablones de madera, los enseres domésticos (cada uno en su sitio pero por todas partes), la ropa tendida en el interior de la vivienda, el vestuario de los personajes (tanto dentro como fuera de la casa)…todo ello nos huele a una taza de chocolate y a leña en la chimenea.

Se trata de un álbum de estructura dialogada que destaca por su lenguaje sencillo y el equilibro entre el texto y las ilustraciones, de forma que la ausencia de palabras en determinadas escenas se apoya en la narración visual de la historia. La formación y experiencia de Gabrielle Vincent como pintora se reflejan en el estilo de sus ilustraciones, elaboradas con acuarelas y una paleta de colores suaves, que ofrecen como resultado unas composiciones de marcado carácter pictórico. Un relato que desprende ternura, pinceladas de humor y en el que están presentes el valor de la amistad, la generosidad, la unión y el espíritu emprendedor para superar las dificultades; que apuesta por encontrar la felicidad en las cosas sencillas y en compartir los buenos momentos.


La historia de Ernesto y Celestina, músicos callejeros nos habla del compañerismo y del trabajo en equipo como fórmulas para conseguir aquello que necesitamos. Solo cuando ambos suman su talento son capaces de obtener el dinero que necesitan. Es un álbum que trata también la cuestión de las relaciones personales, a partir de la convivencia entre dos personajes distintos en todo, pero que se complementan a la perfección.


Amistad, Iniciativa, Superación.

Son ingredientes principales de esta historia de la que además de las conclusiones antes mencionadas, muestra a los pequeños lectores que todo aquello que parece imposible, se hace posible con esfuerzo y coraje.  Coraje de enfrentarse a todas las adversidades y mantenerse firme hasta conseguir lo que queremos.  Porque... ¡Quién algo quiere algo le cuesta! Y los verdaderos amigos siempre se ayudan en los momentos difíciles ¿no?

A nivel de edición, Ernesto y Celestina, músicos callejeros ha sido publicado por Kalandraka dentro de su colección Libros para soñar, con un formato algo distinto algo que nos tiene acostumbrados en la misma. Estamos ante un álbum de 24 x 22 cm., encuadernado en cartoné, con un total de 32 páginas, con acabados de tela en el lomo y la zona más cercana a este. Un formato elegante y agradable, que continúa siendo muy manejable. Tal y como os decimos anteriormente, podréis encontrarlo publicado en castellano, catalán, euskera y gallego.

¿Queréis saber cuál ha sido una de nuestras partes favoritas del libro? Os dejamos una pista.

¡Bah! ¡Para la próxima vez!
Acompañado de la felicidad plena que irradia de la ilustración que lo acompaña crea un clima de alegría, seguridad y despreocupación muy reconocible por los más pequeños (y muy envidiado por los adultos…).

Podéis comprarlo aqui


Si no quieres perderte nada no olvides suscribirte y 
seguirme en mis redes sociales facebook e instagram

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito! Gracias por tan buena recomendación y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por siempre tener unas palabras. Es un clásico maravilloso. Un besazo.

    ResponderEliminar